Paseo Marítimo de Sitges: un arrebato de amor

Paseo Marítimo de Sitges: un arrebato de amor

Icon 10 October, 2016
Imagen destacada

Abandónate en un camino consciente por la beldad sin igual del Paseo Marítimo de Sitges.

Mediterráneo, tranquilo, y cautivador: así es el Paseo Marítimo de Sitges. Con una distancia de 2,5 km que se inician en la emblemática Iglesia de San Bartolomé y finalizan en el mítico Hotel Terramar, Sitges ofrece un plácido paseo que bordea el litoral azul y dorado de esta bonita región.

paseo marítimo de sitges

Festoneado por altivas palmeras de hoja lustrosa, ornamentado con vigorosos bancos de piedra, perfumado con los efluvios salinos del mar, embellecido por el bruñido césped que lo acompaña diligentemente, el Paseo Marítimo de Sitges se convierte en un lujo difícil de emular y fácil de apreciar.

paseo marítimo de sitges

Completamente llano, este singular camino sigue paralelamente las bonitas y famosas playas de Sitges, por un lado, recorre las ostentosas, deslumbrantes, señoriales villas y mansiones pertenecientes a la aristocracia autóctona y es animado por los pintorescos bares y restaurantes locales, por otro lado.

Muy concurrido en los meses de verano, sobre todo en Julio y Agosto, el tumulto estival de los turistas y “gente de paso” se desvanece el resto de meses del año, ofreciendo generosamente un camino al borde del mar casi vacío, sumamente tranquilo y altamente relajante.

Vacuo en personas, profundo en sentidos, deambular por él regala estímulos únicos a todo aquél que se precie a recibirlos: la musicalidad del oleaje besando la costa, el murmuro afable del palmeral, el trineo sinfónico del ave local y la fragancia salina del tranquilo mar. Una experiencia sensorial única, meditativa, pero a la vez excitante.

paseo marítimo de sitges

Por la mañana, es común encontrarse con los deportistas madrugadores que practican su pasión por uno de los paseos más bonitos del Mediterráneo, o parejas de ancianos que por fin tienen tiempo de disfrutar de los placeres más sencillos y primitivos de la vida.

Por la tarde es usual encontrarse con grupos de adolescentes viviendo la plenitud de la vida, o niños pequeños efusivos y exaltados, corriendo y riendo tras salir del colegio.

Los fines de semana, el Paseo Marítimo de Sitges acoge con prodigalidad el amor y alegría de familias reunidas, la tranquilidad y despreocupación de parejas enamoradas, la efervescencia y animosidad de grupos de amigos cercanos.

En definitiva, es indispensable que durante tu viaje a Sitges, te abras a los placeres de la vida que el bonito Paseo Marítimo de Sitges te ofrece. Si además deseas despertarte con sus vistas cada mañana o poder acudir a él andando, en WeeklyVillas te ofrecemos una serie de villas y apartamentos “a pie de paseo”.